viernes, 4 de marzo de 2016

Utopías y Realidades

     Debido a magníficos conversatorios y diálogos en la Universidad Experimental de las Artes, me surgió la inmensa curiosidad sobre uno de los temas discutidos: utopías y su relación con la realidad. Investigando en la red, hallé a Eduardo Galeano y con el, sus incuestionables palabras:
"Él dijo que esa pregunta se la hacía todos los días: para qué servía la utopía, si es que la utopía servía para algo. Dijo: Porque fíjense ustedes que la utopía está en el horizonte y si está en el horizonte yo nunca la voy a alcanzar, porque si camino diez pasos la utopía se va a alejar diez pasos; y si camino veinte pasos la utopía se va a colocar veinte pasos más allá. O sea que yo sé que jamás -nunca- la alcanzaré... ¿Para qué sirve? Para eso, para caminar"
Vivir sin miedo
Eduardo Galeano
     
     Etimológicamente, la palabra utopía tiene su origen el el idioma griego y se refiere a un lugar que no existe. Una utopía "Es la cristalización de los pensamientos individuales innovadores más allá de los límites".

     Los arquetipos imposibles de alcanzar; ideales sumamente lejanos, son conocidos como utopías, ilusiones.

     En cuanto a la realidad, se basa en razonamientos y verdades; asimismo de relaciones y estructuras sociales, donde se forman identidades individuales. Todo esto a través de conocimientos adquiridos por un conjunto de personas.

     Qué mejor manera de inspirar utopías, que basándose en la realidad. Y una alternativa para construir la realidad social es fundamentándose en ideales inalcanzables: utopías.

     Aunque la realidad se encuentre disociada de utopías, esta la impulsa a un desarrollo constante.



jueves, 14 de enero de 2016

¡Regalo de año nuevo!

     ¿No sabes qué leer? ¡Mundo paralelo tiene la solución!: Andando por diferentes lugares del Internet encontré un gif; éste posee las portadas de muchas obras literarias y con solo un click se detendrá en alguna de las opciones, esa será la elegida. Pero tranquilos, pueden intentarlo las veces que quieran.
     Me tocó leer la obra de Victor Hugo Los Miserables.